Volver

Aumento mamario



El aumento mamario es el término médico de la cirugía estética, tanto para el implante de mama como para el injerto de grasa, los cuales son utilizados para aumentar el tamaño, cambiar la forma, y alterar la textura de los pechos.

Aumento con Implante

Este procedimiento consiste en la colocación de un implante por detrás del músculo pectoral mediante una pequeña incisión. De esta forma, el implante queda separado de la glándula mamaria no interfiriendo, ni con el amamantamiento, ni con los estudios de tipo radiográficos como la mamografía. El procedimiento más común deja una pequeña cicatriz en la mitad inferior de la aréola mamaria. La cicatriz se va esfumando gradualmente hasta volverse prácticamente indistinguible. La cirugía requiere de hospitalización de una noche y que la paciente utilice un sostén de presión post operada. Puede reincorporarse a sus actividades diarias a los pocos días, con la indicación de evitar los ejercicios intensos durante dos a tres semanas. Las pacientes se sienten completamente cómodas con el cambio y al cabo de dos o tres meses, dejan de sentir la presencia de los implantes.

Aumento con Lipoinjerto de Grasa

La grasa representa un relleno natural para las mamas u otros tejidos totalmente compatibles, que puede ser aplicado con fines estéticos y/o reparadores. El aumento de volumen en mamas mediante la lipotransferencia ofrece un aspecto muy natural, es compatible (no tiene riesgo de rechazo) y cumple la doble función de extirpar la grasa de las zonas en donde es indeseada y conseguir este incremento.

¿Qué es y cómo se hace?

La lipotransferencia consiste en extraer dicho tejido del paciente a través de técnicas especiales de lipoaspiración -para no dañarlo- e implantarlo en otras zonas, con el fin de aumentar el volumen o corregir asimetrías en la zona receptora.

Una de las zonas más utilizada es el abdomen ya que hace pocos años se descubrió que el tejido graso abdominal es rico en células madre, lo cual, entre otras aplicaciones, permitiría que, al injertarlo, el resultado sea más eficaz y duradero.

La optimización de la transferencia también puede lograrse enriqueciendo la grasa donante con factores de crecimiento (plasma rico en plaquetas) para conseguir el desarrollo de la vascularización del injerto y su supervivencia en la zona que la recibirá.

El injerto graso mamario se utiliza, principalmente, en pacientes que han sido sometidas a cirugía por cáncer de mama, aunque también puede emplearse en mujeres que tienen complicaciones post-implante mamario y en aquellas que desean un aumento de busto sin implantes.


Agenda tu evaluación aquí